Hipocresía verde

Photo by Pixabay on Pexels.com

A raiz de la presentación del Iphone 12 y la polemica suscitada con la no incorporación del cargador y los cascos junto al teléfono, bajo la premisa de ser más ecólogicos, queria tocar el tema del greenwashing al que ya nos hemos acostumbrado en estos tiempos, si bien este último ejemplo de Apple es fácil de apreciar por lo burdo que ha resultado, no quiero centrar el post en una crítica a esta empresa, es un problema sistémico el que nos hace sufrir esta hipocresía verde.

¿Por qué hipocresía?

Porque cuando se analiza globalmente las acciones de estas megacompañias es fácil ver que el balance entre las supuestas medidas ecológicas y el resto de acciones que van contra la sostenibilidad y el medio ambiente se descompensa claramente hacia las segundas.

Porque la inversión para comunicar esas medidas es brutal demostrando que hay un mayor interes por parte del departamento de marketing en contarte que son verdes que en realidad serlo y que las acciones hablen por si solas.

Es completamente cierto que la última medida de Apple es un movimiento tan cristalinamente falso que cualquiera minimamente crítico lo ha percibido, que no incluir el cargador mientras mantenian los precios cuando incitaban a comprar un cargador nuevo con su nueva carga rápida de 20W no era más que una forma de aumentar sus ingresos en un mercado de la telefonia movil que esta estancado desde hace años al llegar a su madurez.

Pero no es menos cierto que el resto de fabricantes de Android, Google incluido, no dan más soporte a sus telefonos más alla de los 3 o 4 años porque es otra manera de incitarte a comprar un módelo nuevo. Y sin embargo no tienen el más minimo pudor de tener sus páginas de sostenibilidad como la de Google o Samsung tan estomagantes o más con sus imagenes idílicas que la de Apple, cual anuncio de compresas.

Photo by Anna Shvets on Pexels.com

Si Apple quisiera dar un minimo de coherencia a su suspuestas inquietudes verdes en caso de haber retirado el cargador tendria que haber aplicado una rebaja equivalente y ofrecer gratuitamente a aquellos que entregaran uno viejo a reciclar el cargador nuevo. Que se sumaría a no soldar componentes para disminuir la reparabilidad entre otras muchas cosas.

Y que decir de empresas como Samsung que limitan sus actualizaciones a tres años cuando no hay impedimentos tecnicos reales, como han demostrado durante años los cocineros de ROMs, para continuar actualizando tu telefono más tiempo. ¿A que esperan todos esos fabricantes de Android a actualizar un telefono 6 o 7 años como cualquier PC que se preste puede superar fácilmente?

Y sobre todo porque no paran de lanzar módelos de forma tan continuada, ya ni la propia Apple espera un año entre módelos de teléfono. Te mete un product RED o un Iphone SE en mitad del año para animar las ventas. Antes los fabricantes tenian un buque insignia, ahora varios que extienden todo el año. Mención especial para Xiaomi que no deja muy clara la diferencia entre las generaciones porque no para de lanzar moviles todo el año, por supuesto con su correspondiente sección de sostenibilidad en la web.

Comprar, comprar y comprar

Photo by Oleg Magni on Pexels.com

Y es que la raiz del problema esta en el sistema, en el mercado de consumo, las compañias en la lógica perversa de mercado no pueden conformarse con tener los mismo beneficios que al año anterior, tienen que subir siempre. Se llega a concebir una disminución de beneficios como perdidas. Se necesita vender a toda costa.

Y en esa lógica los consumidores tenemos un papel, que como su propio nombre indica es consumir. Por eso se nos incentiva continuamente a ello con tácticas más o menos limpias, con falta de actualizaciones, con lanzamientos continuos que nos venden como imprescindibles las caracteristicas que hasta hace dos días no necesitabamos o con campañas continuas a favor del movimiento social que más este de moda, ya sea el colectivo LGTBI, el me too, el black live matters o el cambio climático.

Y es que se hace tan patente que es el departamento de marketing quien busca un valor añadido para sus productos detras de ese apoyo, que son ellos quienes capitanean la estrategia de marca con campañas perfectamente orquestadas y cuidadas al detalle para promocionar este apoyo que resulta hasta burdo.

Y es que en el fondo para las empresas son mucho más baratos estos cambios cosméticos con los que intentar calmar la conciencia de la gente, mientras vamos a un desastre climatico. Realizar cambios sistémicos profundos que realmente funcionen puede hacer tambalear la propia estructura de su negocio.

¿Y que hago?

Y ahí es donde nos encontramos, en medio de de toda esta voragine consumista preguntandonos que hacer. Soy aficionado a la tecnologia y me gusta trastear con ella mucho, pero me gusta pensar que otros modelos más sostenibles son posibles fuera de la lógica consumista. Cuando miro al pasado veo como si habia lugares donde esto era posible al menos en parte y de como nos han engañado vendiendonos que consumir continuamente de forma innecesaria era un simbolo de progreso.

Y mientras un cambio profundo llega, apoyando y luchando por el, creo que lo que nos queda es limitar en los posible estas pulsiones e intentar ser lo más consecuentes que podamos sin martirizarnos, porque a nivel individual no vamos a cambiar el mundo pero todo suma. Apoyar los proyectos que realmente se acerquen más a objetivos sostenibles como son todos aquellos que apuesten por la reparabilidad, modularidad y soporte de sus aparatos. Reutilizar todo lo que sea reutilizable, porque un teléfono de hace 3 años y funcional esta mejor en las manos de alguien que en un cajón. Y evitar ser presas de la compra compulsiva.

Y al menos no dejar comernos el coco con estas campañas tan vacias de fondo.

Publicado por

My punto geek

Apasionado de la tecnología y la cultura oriental